la despensa de eva

La Despensa de Eva

La Despensa de Eva nace de la pasión por las cosas caseras y bien hechas. Desde pequeña me he maravillado con todo lo referente a la gastronomía. En todas las reuniones familiares que recuerdo nunca ha podido faltar ese ratito alrededor de la mesa, “ haciendo el café” y compartiendo unos dulces mientras nos poníamos al día. Mi madre solía sacar la vajilla buena, daba igual que se tratara de un cumpleaños, como de un fin de semana cualquiera en que mis tíos nos venían a ver. Compartir el postre se convertía en todo un acontecimiento. Recuerdo ir a la nevera y ver la bandejita de la pastelería del pueblo, cuidadosamente empaquetada con un lazo de estraza,  y esperaba con ansia la hora para abrirla y descubrir qué había dentro.. Ciertamente, era el momento más esperado y también el más disfrutado por todos.

Cuando abrí mi primera Despensita, de tan solo 20 metros cuadrados, lo hice pensando en esos  momentos. Quería proporcionar a mis clientes esos recuerdos tan bonitos que yo mantengo desde niña. Pero los tiempos han cambiado, y con ellos la pastelería. Con la era de Internet y la comunicación nos llegaban montones de estilos nuevos, tartas altísimas, nuevos sabores, nuevas texturas. Y como todo me encantaba, decidí fusionarlo todo en mi Despensa.

Tras 6 años, mi pequeño rincón se ha convertido en dos preciosas tiendas ya no tan pequeñitas, que cuido como a dos de mis hijas, en donde trabajo con otras 8 apasionadas compañeras. Cientos de pasteles y cientos de historias han pasado por nuestras manos cada año. Nacimientos, bautizos, pedidas de mano, jubilaciones, viajes, bodas… recordamos cada una de ellas. Estar presente en la vida y en los momentos más trascendentales de nuestros clientes es nuestro mayor regalo.

En este espacio encontraréis el resultado de todo el esfuerzo y pasión que me mueve cada día. Espero que lo disfrutes tanto como yo. Bienvenido

Eva